1 de enero de 2008

2008, STEP IN TIME

A la Nunu, a Judith y Cristina. A Elisa y Alessia. A Eva y Pilar. A mi hermana Patri. A la Vane. A la Noe. A María. A Edward. A Álex. Y a todas las demás... y a todos. Y a mi padre.

Faltaban cinco minutos para las doce y yo no tenía deseo. No es nada fácil pedir un deseo. Deseamos demasiadas cosas a la vez como para quedarnos con una. Y yo no quería ser superficial pidiendo éxito, dinero y reconocimiento. Ni quería caer en la ingenuidad de desear la paz en el mundo, pues antes vendría la paz en mi mundo (egoísta yo) que en el mundo entero, que es mucho mundo. Tampoco me convencía lo abstracto, que es como no desear nada, ni lo concreto, pues sabe a poco. Siempre me ha costado tomar decisiones, pero es mucho peor cuando se trata de un deseo. Hay que tener cuidado con lo que deseamos pues, como dijo el sabio, podría hacerse realidad.

WALT DISNEY

En Escocia no se comen uvas por fin de año. En realidad, en ninguna parte, excepto en España y todavía no sé por qué. Spain is different. Si alguien sabe el motivo, que me lo explique, porque llevo dos semanas poniendo cara de idiota cuando me lo preguntan los guiris de por aquí. En Escocia, en vez de empezar el año atragantándote, se empieza con un beso y un deseo. Cuentas atrás a gritos con la multitud y, cuando dan las doce, nada de campanadas: un piquito con alguien para tener suerte en el amor, pides un deseo y entonces: fuegos artificiales.

Ya tenía a quien besar y Edimburgh estaba lista para entrar en 2008. Estaba preciosa. Llena de luces y carruseles de colores. Había dejado de llover y hasta se podía ver alguna estrella. Y yo sin deseo. Pero entonces, mi mente voló como una cometa por entre mis recuerdos. Hacía dos días que había vuelto a ver 'Mary Poppins' en dvd, en casa de Alessia, celebrando la Navidad o algo parecido. Me acordé de las canciones y de Julie Andrews y Bert y los niños. Y el padre de los niños. Y la madre. Me invadieron de nuevo esas ganas de llorar que me invaden siempre que la veo. Como llorar por dentro con una sonrisa. Reír y llorar, que es en verdad lo mismo. Me inundé de esa alegría y cogí a Elisa de la mano y a Sara. Y conté hacia atrás con la gente y pedí que este año sea supercarlifragilisticoexpialidoso.

Deseé que este año sople el viento del Este (por donde sale el sol) y que el paraguas me hable y me lleve volando a todas partes. Deseé pasar la tarde bailando con pingüinos o saltando de chimenea en chimenea sin caer jamás al vacío. Porque con un poco de azúcar pasa mejor la píldora de la soledad y el miedo. Pedí entrar en los cuadros pintados bajo nuestros pies y que los caballitos en los que montamos dejen de dar vueltas y cabalguen libres. Que tomemos el té flotando en el techo. Que quién se muera, se muera de risa. Que voten las feministas. Que nuestros padres dejen de trabajar tanto y canten con nosotros. Cerré los ojos con fuerza y susurré que no le quiten a nadie sus dos peniques; que siga siempre allí sentada la mujer de las palomas y nos sonría; que el corazón no deje de hacernos Bim-Bom-Bam. Deseé honestamente, lo juro, que un huracán se lleve por los aires a todas las niñeras gruñonas de la puerta de nuestras casas y que, para cuando cambie el viento, estemos entretenidos volando una cometa o lo que nos dé la gana. Lo deseé, os lo deseo, al compás de vuestros propios ideales.

Feliz 2008. Espero que aprendamos un montón de cosas juntos este año. Es un placer compartir todo esto con vosotros, los que me leéis y estáis conmigo. Un beso y gracias.

6 comentarios:

carles dijo...

Feliz año otra vez, Ivan. Te lo deseo desde un Madrid frío y muy, muy iluminado. Espero que tus deseos maryponianos se cumplan, y que como Alicia cruces el espejo y seas feliz al otro lado... aunque sean cinco minutos al día. Ya se ha hablado en este blog de lo relativa e inconstante que es la felicidad. Aún así te la deseo sinceramente. Un abrazo.

yo tambien lloré con Mary Poppins dijo...

Que el 2008 llene tu arte de valentía, por que lo sabes todo cuando escribes con el corazón.
Feliz año nuevo.

arkadia dijo...

Oh! Que deseos más grandes!! Yo también desearía que hubiera diminutos en las rejillas de ventilación y duendes escondidos entre el césped. Poder hacerme pequeña y cabalgar en un zorro por el bosque.
FELIZ AÑO!!

Anónimo dijo...

Feliz año nuevo Ivan, con sus 12 campanadas, sus 12 uvas, los besos a todos los conocidos de tu alrededor felicitándose y como regalo, la explicación de las uvas:

hubo un año, q tuvieron una gran productividad de uvas y como no sabian q acer con ellas, se inventaron la idea de decir,q con las doce ultimas campanadas, abian q comerse 12 uvas.
y asi venderlas antes de q se les pusieran malas la mercancia y así se convirtió en tradición.

besitos de tu cubretetas secre ^_^

xesca dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el segundo comentario, que sabio eres cuando esccribes con el corazón!!!
Gracias por la parte que me toca de dedicación de este post, me encanta la fantasía de Mary Poppins.
me sumo a tu petición de año nuevo, ojalá pudiéramos poner un poco de fantasía en este mundo tan irreal.
12 Besos Españoles.

Anónimo dijo...

Mi unico deseo para el 2008, en medio del desierto, fue aprender....aprender a vivir de nuevo...me ayudas?


ME alegra que "hayamos vuelto" a nuestras vidas, aunque hay gente que sabes que nunca se va del todo...ahora que estas mas lejos, te siento mas cercaque nunca...


Espero que me llegue tambien tu supercalifragilistico año y a ti mi calma...:)


Un beso.
Fdo: Ella BAila Sola