28 de enero de 2008

POESÍA ERES TÚ

"No digáis que, agotado su tesoro, de asuntos falta, enmudeció la lira: podrá no haber poetas pero siempre habrá poesía" (Gustavo Adolfo Bécquer)


¡Basta ya de poemas! Los versos (mis versos) están acaparando este blog en las últimas semanas y ya estoy con mono de prosa. Y sí, muy bonito todo, pero ya está bien (de momento) de tanta métrica regular y tanta sinalefa. Que se vayan a la porra, por un tiempo, la consonancia de la rima y los hiatos y los diptongos y los triptongos. Dicen que escribir poesía es liberador y te limpia el alma pero, tal como yo lo planteo, resulta agotador. Es como tratar de meter una nube en un tarro de cristal. Uno pequeño, con una tapa de metal; de esos que venden en el supermercado llenos de garbanzos. Imaginaos tratando de cerrarlo manteniendo la nube dentro y que no se escape nada y que no pierda su forma, ni su color, ni su esencia. Si no te vuelves loco, al final consigues cerrarlo de alguna manera y lo colocas encima de la mesa del comedor; o se lo regalas a alguien.

Toma: una nube.
¿Y para qué quiero una nube en un bote de cristal si cuando quiera puedo verlas flotando libres en el cielo?

Y no le faltará razón. La verdadera poesía está en las cosas, no en las palabras. Reducimos la belleza de la vida a unas pocas sílabas. El lenguaje, aunque no lo parezca, es muy pobre comparado con todo lo demás. Explicadme qué es el amor, qué es la tristeza; decidme cómo es un orgasmo, cómo es ver morirse a un hijo; contadme qué es parir, qué es felicidad y qué no lo es; quién somos en realidad por dentro. No cabe nada de eso en cien libros de filosofía.

El lenguaje es escaso pero es la mejor manera que tenemos de expresarnos. Y si, por un lado, banaliza la existencia, por otro te da la opción desde los poemas de elevar el sentido de tu propio idioma. Por eso escribo poesía. Lo que pasa es que me hace sufrir. Y se me clava como un puñal tónico cada sílaba que no me cabe en un verso; y no duermo si lo dejo mal medido. Por eso no soy un poeta. A pesar de lo que digan muchos, si el arte te hace sufrir es que hay algo que no estás haciendo bien. Intuyo lo que es, pero hoy me lo callo. ¡Viva la prosa!

Paradójicamente, lo que no quiero para mí mismo lo quiero para el mundo. Ha ocurrido recientemente un hecho curioso y, según yo valoro, muy positivo. Joaquín Sabina, que hace tiempo que juega a ser una especie de Quevedo posmoderno para alegría de sus fans (entre los que me incluyo), publicó en Interviú un poema apoyando a Zapatero, pidiendo el voto útil en favor del PSOE y dejando de lado al pobre Gaspar Llamazares de su antiguamente defendida Izquierda Unida. Hasta aquí todo normal, muy sabinero (o sabinista). El caso es que Llamazares se ha enfadado mucho por ese gesto, ya que no le sobran los votos al pobre, y ha contestado a Sabina escribiéndole otro poema también en Interviú, adoptando así por momentos el papel de Góngora. ¡Qué maravilla! ¿No os parece?

Estoy convencido de que el mundo sería un lugar mejor si los políticos se escribieran poemas unos a otros en vez de discutirlo todo. Me imagino que en vez de un debate televisado entre Zapatero y Rajoy, publicara el presidente un soneto en El País como crítica al líder del PP y éste contestara con unas coplas de pie quebrado en El Mundo. ¿Os imagináis a Bush escribiendo pareados a Sadam Hussein en vez de bombardear Iraq? La poesía, aunque me haga sufrir, es un gran tesoro porque vuelve bello todo lo que toca. El peor de los poemas está lleno de belleza. Así como nosotros somos bellos en la medida en que existimos. Son bellos cada uno de nuestros momentos: en Glasgow, en Barcelona... ¡Es tan difícil hablar de ellos! Son poesía, son bellos. Así como nosotros. Es una pena que muchas veces nos olvidemos de eso.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Si, las palabras son muy limitadas, por eso el gesto, por eso intento ampliar esa manera de comunicacion....siempre una imagen hablará por si sola, mejor que todos los millones de palabras que ,aun con la forma que tu les das que suenan siempre preciosas, no serian capaces de describir.


Aunque no seas un poeta, no dejes de hacer poesia...


Fdo: Ella BAila Sola

Anónimo dijo...

enamoras en cada sílaba

carles dijo...

Muy bonito todo lo que escribes, muy poético, muy mono... Pero hay una pregunta que mucha gente se está haciendo, y que no puedo dejar de plantear: ¿ES UN HUEVO LO QUE ASOMA POR EL PANTALÓN EN LA TERCERA FOTO?

(No me negarás que la pregunta tiene su poesía...)

Iván dijo...

Que fue antes? El huevo o la poesia?

Rafael dijo...

Para mí, una cosa es la poesía y otra el verso. Creo que era también Gustavo Adolfo quien comparaba la poesía con la cuerda de una lira, que al vibrar, por simpatía, hace sonar otra cuerda hasta entonces muda. Todo aquello que hace brotar de nuestro interior ese sentimiento inefable es poesía, aunque no rime. Cuántas veces no sentimos algo que no podemos expresar, llega el poeta y lo clava... por eso es poeta. ¡Libérate de la métrica, hombre!
(no soy poeta, ni crítico, ni siquiera un gran aficionada a la literatura, así que no estoy legitimado para darte consejos; pero me imagino que pare esto están los blogs, para que cada cual diga la suya). Creo que no hace falta que añada que me gusta mucho todo lo que escribes, tanto en prosa como en verso.

Actor, Show-man, Clown dijo...

Por supuesto a mí me toca salir en defensa del trabajo, tal vez por qué voté en su momento al PSOE.
Para que una poesia pueda llamarse tal ha de ser una obra de arte. Y eso implica tener algo que decir pero también técnica y esfuerzo. Y eso en poesía recibe el nombre de métrica. Si no cualquiera que hiciera un muñeco de plastelina o que toque los bongos podría llamarse escultor o músico. Y de eso ni hablar.
Iván, sigue así, podrá no haber lectores pero siempre...

duare dijo...

¿Cómo se entera usted de esas cosas estando tan lejos?
Aunque supongo que yo voy tan escopeteada que me la suda todo un poco... Mi única fuente de noticias son los periódicos de distribución gratuita y las nosticias que me pongo en el iGoogle. Anyway, me gusta leerte, hace tiempo que no lo hacía y es algo imperdonable.
Un beso y un remiendo de pantalón lol))

Rafael dijo...

"Se querían.//
Sufrían por la luz, labios azules en la madrugada,//
labios partidos, sangre, ¿sangre dónde?//
Se querían en un lecho navío, mitad noche, mitad luz"

¿No es poesía, aunque no rime?
Y esto no quiere decir que no requiera esfuerzo, quizás requiera más que hacerlo rimar. Lo que quiero decir es que el poeta ha de aspirar a dios (porque crea un mundo) y, por eso, fijar sus propias reglas; sino será un mero versificador.

Iván dijo...

¡Anda! Se ha generado un debate y todo... ¡Qué ilusión! Como esto siga así, pronto seré prescindible en este blog.

Creo que me voy a quedar con lo de 'versificador' para autodenominarme. Siempre ando diciendo que no soy un poeta y es mejor hablar en positivo. Gracias por regalarme el término, Rafael.

Un beso a todos. Gracias por comentar.

tata dijo...

Yo no tengo mucha idea de poesía, es más, suspendí literatura de 2º de BUP y no la aprobé hasta COU, soy más bien de ciencias... Pero creo que la verdadera y pura poesía la escriben las personas que no son capaces de expresar sus sentimientos, inquietudes, sufrimientos, alegrías, ... con gestos, hechos o palabras