30 de noviembre de 2010

SOÑÉ CON JODOROWSKY

El otro día soñé con Alejandro Jodorowsky. Soñé que entraba al jardín trasero de una vieja casa y me encontraba con él. Me saludaba, no se extrañaba de verme. Me decía: "Lo primero que tienes que hacer es desahogarte. Tienes mucha tristeza dentro".

Así que yo me ponía a gritar y gritar para sacarlo todo. Y me sentía mejor, aunque eran gritos mudos que no producían ningún sonido. Entonces, Jodorowsky me ponía la mano en el pecho y me decía que tenía roto el corazón. Y me acariciaba la espalda. Resultaba muy gratificante y tranquilizador.

Pero lo más curioso del sueño sucedía entonces, cuando me daba un consejo psicomágico. Un acto que no tiene nada que ver con nada que haya oído o leído. Algo totalmente inédito y creado por mi inconsciente. Jodorowsky decía:

"Consigue una gran cartulina blanca. Construye con ella un barco de papel y llévalo al mar. Haz un montón de bolas plateadas con papel de aluminio y ponlas dentro del barco. Una vez esté bien lleno, déjalo sobre el agua y márchate. Después consigue agua bendita en una de esas botellas con forma de virgen. Viaja a Madrid. Ve a la estación de Atocha y cuando salgas a la calle, bébete el agua bendita y márchate abandonando la botella".

Ahi desperté y mi primera sensación fue de tranquilidad. Después sentí el impulso de llevar a cabo el acto que Jodorowsky me aconsejaba en el sueño pero que no llegaba a realizar. Ahora me pregunto por qué mi inconsciente me manda esa señal en sueños. Si debería interpretarlo o ignorarlo. O bien si debería hacerlo, aunque parezca una locura y no entienda si eso puede cambiar algo en mi vida. El caso es la tentación es fuerte, pero sinceramente, no acabo de confiar en los consejos de mi inconsciente.

¿Vosotros qué opináis?

5 comentarios:

Rafael dijo...

Me ha recordado un "algo" de Borges en el que también contaba un sueño. Se encontraba con un amigo que llevaba una mano en el bolsillo. Hablaban y al final el amigo sacaba la mano del bolsillo mostrando que en vez de mano tenía un ala de pájaro. Borges se extrañaba de que la misma persona, él, hubiera creado en su subconsciene la mano convertida en ala y se la hubiera ocultado al protagonista del sueño (que era también él mismo) para llegar a sorprenderse de su propia ocurrencia.
No sé si tienes que hacer lo que te decía Jorodowsky; pero como historia es bonita. El caso es que lo del barco de papel lleno de papel de aluminio me suena (o quizá es un déjà-vu).
Estupenda entrada en cualquier caso. Saludos.

Anónimo dijo...

Como sueño e historia, es bonito, pero llegar a realizarlo, pues la verdad, yo no lo haría, soy muy terrenal y no creo que el acto en sí hicieran cambiar las cosas y su rumbo. Un saludo.

Anónimo dijo...

La fina línea que separa la realidad de la "sabiduria perenne" desaparece en los sueños, no es sólo subconsciente. Yo lo haría todo sin pensarlo, por que esas son las cosas que luego te llevas a la tumba. Soñé que tenía que ir a Holanda y que una mujer sabia me cambiaría la vida, y lo hice cuando pude.
De paso, cuando estés aquí, llama y hacemos un curso de psicomagia con el hijo de Jodorowsky, está por aquí y yo también.
Un abrazo

Fatale dijo...

Hazlo, claro. Yo lo haría, desde luego. Lo que no haría es llamar al hijo de Jodorowsky. Es un patán, el pobre.

Antuán dijo...

Pues yo en tu lugar confiaría, haria ese acto psicomágico tal cual. Y entiendo bastante de esto por si te sirve de algo.