27 de junio de 2010

OVER THE RAINBOW

"Somewhere over the rainbow, skies are blue and the dreams that you dare to dream really do come true"  (Judy Garland, Over the Rainbow)

La boda de Carles y Ginés fue para mí un día muy especial. Todas las bodas tienen algo que las hace únicas, a pesar del ritual y las convenciones repetidas una y otra vez hasta que han perdido su sentido. A pesar del negocio y las ofertas en pack de los restaurantes. Sin embargo, no hay nada que haga más especial la ocasión que un enlace en el que los invitados participan con actuaciones como regalo y homenaje a los novios y los invitados. En la boda de Carles y Ginés cada uno de nosotros quiso aportar algo y fue muy emotivo. Yo canté una canción, pero antes quise hacer un pequeño discurso medio improvisado. No puedo reproducirlo palabra por palabra, ya que no lo preparé exhaustivamente, pero voy a intentar escribir más o menos lo que dije o, al menos, lo que creo que quise decir.

METRO-GOLDWYN MAYER
"Me hace mucha ilusión estar esta noche aquí, primero, porque me encantan las bodas, sobretodo cuando quien se casa son personas a las que de verdad aprecias. Y segundo, porque es mi primera boda gay. Nunca he estado antes en una boda gay y estoy emocionado. Aunque tengo que confesar que hasta el momento me esta pareciendo poco gay para lo que yo me esperaba, ¿no os parece? Pero no os preocupéis porque yo ahora voy a cantar una canción de Judy Garland para subir el listón. Creo que es lo más gay que se ha hecho esta noche sin contar la ópera. Aunque la verdad, ésta no ha sido mi primera opción a la hora de escoger la canción que quería cantar. Yo quería cantar una canción que saliera en Carniceros de Milwaukee porque es una obra de la que guardo muy buenos recuerdos, en la que pasasteis de ser amigos a ser personas importantes de mi vida. Y creía que la elección más adecuada era Love is in the Air porque es obvio que hoy aquí se respira amor. Pero la descarté porque me recuerda a un ex-novio. Así que finalmente me he decantado por Over the Rainbow, que también salía en Carniceros y que me parece que describe mucho mejor como yo me siento respecto a vosotros dos. Quiero decir que, en cierta manera, yo siempre os he visto como si vosotros estuvierais al otro lado del arcoiris... y yo no. Yo siempre he sido el miembro más joven de la compañía. Y que conste que lo de miembro no va con segundas, y que lo de joven cada vez menos... Pero el caso es que cuando os conocí yo tendría unos diecinueve o veinte años y nunca había visto un gay más que en Melrose Place. En aquella época yo salía con una chica, luego lo dejamos, luego me enrollé con una rubia... y mientras tanto vosotros ya érais una pareja súper-estable. Y a mí me llamaba mucho la atención; os observaba, y se os veía tan felices y bromeabais sobre cosas de las que nunca había escuchado hablar. Me acuerdo mucho de aquella época y ahora, ya me veis, en una boda gay, mencionando a mi ex-novio y cantando una canción de Judy Garland. Básicamente, lo que quiero es daros las gracias. Hoy que todo parece tan fácil, hay que decir que en realidad no lo es tanto. Y que si las cosas han mejorado es gracias a la lucha que ha llevado a cabo vuestra generación a la que le ha tocado ir un poco por delante de la mía. Gracias en nombre de los que tienen mi edad y de los más jóvenes porque todo lo que ahora heredamos son vuestros logros. Una lucha que en realidad no ha consistido en otra cosa que tratar de vivir honestamente y disfrutando de ser vosotros mismos. Muchas gracias, de verdad. Y sólo añadir a todo esto que los demás deberíamos tomarles como ejemplo. Los armarios no son exclusivamente para gays y lesbianas. Todos vivimos de alguna manera encerrados, con trabajos que no nos gustan, soñando vivir una vida diferente, fingiendo ser quienes no somos para ser aceptados por nuestros amigos o nuestra familia. En Carles y Ginés veo el ejemplo de cómo se pueden romper esos armarios, de cómo es posible pasar a vivir a ese lugar al otro lado del arcoiris y ser feliz. Que nos sirva a todos. Si ellos han podido, todos podemos".

¡Vaya! ¡Ahora que lo he escrito, me acabo de dar cuenta que me enrollé un montón! En fin, os dejo también la traducción en castellano de la letra de la canción, por si alguien no sabe inglés y tiene curiosidad. Con todo mi cariño:
En algún lugar más allá del arcoiris, muy arriba, hay una tierra de la que escuché hablar una vez en una canción de cuna.

En algún lugar más allá del arcoiris, los cielos son azules y los sueños, si te atreves a soñarlos, se cumplen de verdad.
Un día le pediré a una estrella un deseo y me despertaré allá donde las nubes queden lejos detrás de mí. Allá donde los problemas se funden como gotas de limón, lejos, por encima de las chimeneas será donde me encontraréis.
En algún lugar más allá del arcoiris, vuelan pájaros de color azul. Si esos pájaros vuelan más allá del arcoiris, ¿cómo es que no puedo yo?
Si los pajaritos de color azul vuelan más allá del arcoiris, ¿por qué no puedo yo? 

3 comentarios:

carles dijo...

Acabo de ver el post... ¡¡¡Siempre voy con retraso!!!
Bueno, qué voy a decir que no te dijera ya. Muchas gracias Iván. Reconduciste la boda, pusiste las cosas en su sitio... y creo que tu discurso sirvió para que nadie se fuera a casa pensando que había sido una boda-fiesta más. No, no nos engañemos: Estas bodas eran impensables hace unos años, y quizás dentro de poco -cuando suban los otros- nos quitarán la palabra "matrimonio" de la Ley. No fue fácil llegar a esto, y es bueno que se viva con naturalidad... pero sin olvidar que estamos disfrutando de una "excepción" casi mundial. Gracias por ese momento "Pedro Zerolo", o de "monseñor gay"... como dice mi marido (uy, como suena eso!!! jajaja)

De todas formas, quiero precisar que antes que mi generación (ya sé que me ves muy mayor, Iván) hubo muchas otras. A mi, por suerte, ni me persiguieron ni me encarcelaron. Afortunadamente eran otros tiempos, aunque para un chico de barrio obrero -y tradicionalmente machista- era difícil en los 80, en los 90... e incluso sigue siendo difícil ahora.

También añado que a nosotros también nos costó mucho romper el armario. Nos conociste en un momento muy dulce, pero hasta que encontré la llave fue muy, muy duro.

Si de algo sirvió nuestra felicidad no sabes lo mucho que me alegro. Siempre serás nuestro "pequeño Iván"... aunque ya te acerques a los 30. Uy, ya lo he dicho!!! Jejeje.

Iván F. Mula dijo...

Gracias a vosotros por todo lo que ya he dicho. :) Os deseo lo mejor. Por cierto, hoy se ha aprobado el matrimonio gay en Argentina: primer país de latinoamerica que lo aprueba y décimo ya del mundo. :)

Anónimo dijo...

Amiable brief and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Say thank you you seeking your information.