31 de julio de 2008

UN, DOS, TRES... RESPONDA OTRA VEZ

"Ya podría estar ardiendo todo este sistema eléctrico que yo no podría ni abrir el grifo de la cocina sin rellenar el impreso 27B/6" (Brazil, Terry Gilliam)

UNIVERSAL

Hay muchas cosas horribles que la gente hace por dinero. Una de las peores: trabajar. Todo el mundo tiene un precio. Lo más lamentable, en mi caso, es que como teleoperador ese "precio" es bastante bajo y encima te insultan por teléfono. He vuelto a las andadas. Después de hundir la sanidad pública en la más profunda inoperancia los fines de semana, entre infojobs y yo hemos acordado encomendarme la misión de acabar ahora de una vez por todas con el sistema eléctrico catalano-aragonés. Supongo que no será difícil tal y como están las cosas, aunque tardaré a superar lo del apagón del año pasado. I'll do my best!
Sí, señoras y señores: una vez más al mando de todos vuestros datos confidenciales. Culpen a quien me ha contratado. Una vez más encarno el papel de majete incompetente que no te resuelve nada pero te torea bien. Esa clase de tipo al que odio con ganas cuando llamo como usuario a cualquier tipo de servicio. Ese que te deja en espera oyendo música y no te ayuda y tienes que llamar otro día. Ese ser detestable y robótico es mi particular Mr. Hyde que protesta contra un trabajo basura que odia pero necesita. Alguien que odio pero soy. Salto al otro lado. El odio al final se convierte en deseo de ser odiado. En mi trabajo es muy fácil.
La verdad es que no es para tanto, pero tengo tendencia a exagerar para divertirme. Ni odio tanto mi trabajo, ni a mí mismo, ni soy tan incopetente. No es un trabajo duro, pero sí complicado y muy aburrido. Es difícil aprender todas esas metodologías que en realidad te importan un pito. No me gustan los cursillos de adiestramiento que te hacen hacer para memorizar el funcionamiento interno de la empresa. No quiero más formación, oiga, póngame en un teléfono y déjeme en paz. Hoy ha llamado una mujer pidiendo precisamente eso: que la dejásemos en paz. Que no quería recibir más cartas. Ni de nosotros ni de nadie. Que no quería cartas. Que era una mujer mayor y no podía defenderse. Pues sí, señora, con toda la razón. Hay veces que no apetece formar parte del sistema, sobretodo cuando ves cómo de verdad funcionan las cosas. Cuando por fin te das cuenta de lo que va todo esto, lo que te apetece es perderte por ahí y que te dejen en paz.
Esto es un enlace con una escena de la película Brazil de Terry Gilliam. Realmente así veo yo mi empresa; seguro que muchos de vosotros veis igual las vuestras. ¡Qué risa!

5 comentarios:

Arkadia dijo...

jajaja, me siento bastante identificada.
Mi curro es amenudo, aunque tendría que hacer más de comercial, me la suda si la gente se matricula o no de asignaturas que me parecen carísimas y que yo no me matricularía.
Luego nos damos cuenta que formamos parte de esa "atención al cliente" que funciona fatal, y que realmente está ahí para sacar pasta.
Pero bueno así funciona todo, por lo que hay que sacar su parte divertida :P

Besos!

Anónimo dijo...

Gente como tu hace que el pais se hunda, luego kerremos ser una potencia y todo eso... a ver si te esfuerzas un poco y levantas el pais,.... con este ZP no se donde vamos a llegar.

Anónimo dijo...

hoolaaa hay alguien!
No es el sistema, pero puedo usarlo?
Vienes a cenar el viernes a mi casa?
La poncia en tu búsqueda

CARLES ARMENGOL dijo...

Estoy realmente aterrado. Hace unos días tuve unos problemas con la red eléctrica... y bien, ahora pienso que si se vuelven a producir, A LO MEJOR ME ATIENDES TÚ!!

¿A qué santo se reza para temas de corriente eléctrica? ¿A Santa Luz? ¡¡Ay, madre!! Ahora que me había hecho de una mutua privada para no tener que llamar nunca más a la seguridad social... Es que uno ya no puede vivir tranquilo.

Duare dijo...

Jajajajaaa, pues mira que a mi me habían dicho que Alicia te esperaba en SR con los brazos abiertos^^

En fin, piensa que si te rallas demasaido de hacer de sonajero, siempre te puedes enfundar en una falda y lucir piernas. Puede que te sacaras más XDD

Ahora en serio, no te apetecería más estar en un fnac o en una tienda?
Yo tengo un colega que curró en Fnac en contrato de 20 o 25 horas semanales y dice que estaba bien.

En fin, ya hablaremos... Te echamos de menos este weekend, preguntaron todos por ti pero le dije que seguramente estabas con Alex porque estabas absolutamente in luuuuuurve.