4 de agosto de 2007

AFLICCIÓN

Ni tú eres tan perfecto, ni yo te quiero tanto,
ni creo en los flechazos ni casi en el amor.
Si no me quedan lazos que auxilien este llanto,
me largo de tus brazos, Cupido es un traidor.

Te enseño mis entrañas y apartas la mirada,
certezas que a lo lejos son dignas de olvidar.
¡Malditos los espejos que enturbian la velada!
¡Malditas las ficciones que nunca volverán!

Quizás yo no he sabido vivir libre y vehemente
tu cama que es un lienzo pintado por detrás.
Tampoco me avergüenzo delante de la gente
del beso que te pido y no me quieres dar.

¿Quién será mi consuelo las noches que no hay luna?
El hueco de mi cama, ¿qué bálsamo tendrá?
El alma por los suelos más sola que ninguna,
cenizas de una llama que no aprendió a llorar.

Cuando estoy despechado nunca me falta un verso
que alivie mi paciencia soltando un buen capón.
Ni yo soy tan malvado, ni tú eres tan perverso.
¡Qué angustia de conciencia, qué risa de aflicción!

Porque soy tan sincero, porque siempre me engaño,
contigo empate a cero en espontaneidad.
Recuerda que es más fácil, cuando algo te hace daño,
sentirlo verdadero sin serlo de verdad.

Malditas sean las letras que pueblan mis canciones.
Malditos sean tus labios, malditos los demás.
Tu rostro en mi recuerdo, patada en los cojones,
tan dulce y tan extraño, difícil de olvidar.

3 comentarios:

xesca dijo...

Que bueno!! Es tuyo? creo que si por la ironía de la escritura.
Que bonito escribes por Dios!!!

Ya me contarás qué te lo inspira, qué ha pasado?

Animo y un besazo!!

Iván dijo...

HOla, xesca...

Jeje, sí, lo he escrito yo. No ha pasado nada en especial, pero bueno. Ya te contaré en privado la inspiración.
Un beso.

Anónimo dijo...

Ojala alguien me provocara eso....hace tanto tiempo que no...:)


Prefiero sufrir, pero hacerlo apasionadamente que este horrible indiferencia..

Disfruta cacho freaky!:)

Fdo: Ella baila sola