10 de marzo de 2009

UN AÑO

"No importa lo que pase mañana o el resto de mi vida. Ahora soy feliz porque te quiero" (Bill Murray, Atrapado en el Tiempo)

Hace un año que estabas sentadito en tu maleta con cara de frío. Yo llegaba tarde a recogerte. Llovía un poco. Te llevé en autobús a casa. Teníamos todo Glasgow por delante. Un año. Por un lado, lo veo lejos por todas las cosas que han pasado después. Tantas cosas buenas. Por otro, me parece cercano porque sigo sintiendo las mismas cosquillas en el estómago cuando cojo una avión para ir a verte o te voy a buscar a la estación del Ave. La misma emoción cuando te veo. La misma sonrisa cuando hablo de ti. Nunca un año fue tan corto pero tan lleno; tan grande, tan bonito. Estoy muy contento de seguir adelante con tanta ilusión, a pesar de la distancia. Porque me pesa: cuando me falta tu mirada, tu piel, tu pálpito o el sonido de tu risa. Parezco tonto añorando detalles de poeta adolescente, pero es lo que más echo de menos. Nuestras bromas en directo. Nuestras voces. Nuestros juegos. La intimidad. Solos los dos, nuestros labios y el alma desnuda divagando de madrugada. A veces creo que miramos demasiado atrás: como si Glasgow fuese una estación que se aleja de nosotros inalcanzable al final de un túnel. No olvidemos que todavía estamos aquí. Que nos seguimos teniendo y que Glasgow fue la excusa. Gracias por este año maravilloso. Y gracias a todos los que me animan, me ayudan y me quieren y están ahí para darme consejos y acompañarme. Este post va dedicado a Álex, pero también a todas aquellas parejas que siguen las tonterías que escribo: Carlos y Sara, Noe y Miquel, Carles y Genís, Davinia y Jose, Jony y Marta, Sara y Davide y a todas las demás que quizás no se pasan tanto por aquí. Y a toda la gente que me quiere y a la que yo quiero. Me gustaría compartir con vosotros todo lo que este año ha significado porque todos habéis sido importantes en él también. Con vuestro apoyo y vuestro ejemplo. A todos, gracias. Nos vemos pronto.

7 comentarios:

Noe dijo...

UUaaleeee!! Pero que bonito!! Jo, me cae la lagrimilla...
No te quejarás Álex! Que sepas que has provocado que el más duro y rígido de los Ivanes del mundo se enternezca y llegue a doblarse como lo hace un "gusanito" al desplazarse.
Sabes, Iván, que para mí es un placer verte enamorado e ilusionado con la vida como nunca lo has estado. Que me encanta compartir contigo todo lo que el amor te enseña y te regala cada día. En fin, que me alegro de que estemos tan enamorados (cada uno del suyo), y nos lo contemos!!
Un abrazo, felicidades, te quiero.

Noe dijo...

X cierto! En breve celebramos el amor con un pastisset eh!! Guardad un huekito en las panxetes!!
Muak!!

miri momentos de inspiración dijo...

Jo, que bonito, Iván. Primero de todo, enhorabuena por este año tan bonito e intenso. La verdad es que a Álex se le ve muy enamorado tb! jejejeje. Me alegro mucho de que os "encontráseis" porque los dos os merecéis el uno al otro.
En fin, qué bonito es el amor... AINS!
Pronto tienes a Álex por allí, ánimo!
besos!

MyJ dijo...

Te vi un punto y flotando ante mis ojos
la imagen de tus ojos se quedó,
como la mancha oscura orlada en fuego
que flota y ciega si se mira al sol.

Y dondequiera que la vista clavo
torno a ver sus pupilas llamear;
mas no te encuentro a ti, que es tu mirada,
unos ojos, los tuyos, nada más.

De mi alcoba en el ángulo los miro
desasidos fantásticos lucir:
cuando duermo los siento que se ciernen
de par en par abiertos sobre mí.

Yo sé que hay fuegos fatuos que en la noche
llevan al caminante a perecer:
yo me siento arrastrado por tus ojos,
pero adónde me arrastran no lo sé.

Anónimo dijo...

Ya voy eh...

carles dijo...

Felicidades!! Un año!! Ufff! Como pasa el tiempo...
A veces me cuesta reconocerte en estos posts, pues me acuerdo del Iván escéptico de hace uno o dos años. Aiiisss. Como es el amor. Todo lo cambia, generalmente para mejor. Un abrazo bien sincero.

Anónimo dijo...

quien eres tu y que has hecho con Ivan?¿ XD no se que has hecho con él, pero me ecanta!! y que le dure muuucho ;) disfruta!

de la secre d mofletes d algodon